Agotamiento de reservas de agua subterránea en el mundo: ¡es urgente actuar!

Un estudio revela que muchas partes del mundo están experimentando una rápida disminución en las reservas de agua subterránea, de las cuales dependen miles de millones de personas para beber, regar sus cultivos y otros usos. Este estudio analizó millones de mediciones de niveles de agua subterránea de más de 170,000 pozos en más de 40 países.

Es el primer estudio que reúne información sobre el estado de los niveles de agua subterránea a escala global. Ayudará a los científicos a comprender mejor el impacto que causan los seres humanos en este valioso recurso subterráneo, ya sea por el uso excesivo o indirectamente debido a cambios en la lluvia vinculados al cambio climático.

Las reservas de agua subterránea, contenidas en grietas y poros en cuerpos permeables de roca conocidos como acuíferos, son un salvavidas, especialmente en partes del mundo donde la lluvia y el agua superficial son escasas, como en el noroeste de la India y el suroeste de Estados Unidos.

La disminución de las aguas subterráneas puede dificultar el acceso al agua dulce para beber o para regar los cultivos, y puede provocar hundimientos de tierra.

Los investigadores encontraron que los niveles de agua subterránea disminuyeron entre 2000 y 2022 en el 71% de los 1,693 sistemas de acuíferos incluidos en el estudio, con una disminución de más de 0.1 metro por año en el 36% de ellos.

El acuífero de Ascoy-Soplamo en España tuvo la tasa más rápida de disminución – una disminución media de 2.95 metros por año.

Varios sistemas acuíferos en Irán estaban entre los que presentaban la tasa de disminución más rápida.

El estudio también destacó algunos casos de éxito en Bangkok, Arizona y Nuevo México, donde las aguas subterráneas han comenzado a recuperarse después de intervenciones para regular mejor el uso del agua o redirigirla para reponer los acuíferos agotados.

Para comprender si las disminuciones vistas en el siglo XXI se estaban acelerando, el equipo también accedió a datos de niveles de agua subterránea para el período 1980-2000 para 542 de los acuíferos en el estudio.

Encontraron que las declinaciones en los niveles de agua subterránea se aceleraron en las primeras dos décadas del siglo XXI para el 30% de esos acuíferos, superando las declinaciones registradas entre 1980 y 2000.

Donald John MacAllister, un hidrólogo del British Geological Survey que no participó en la investigación, dijo que era un conjunto de datos realmente “impresionante”, a pesar de algunas lagunas.

“Creo que es justo decir que esta recopilación global de datos sobre aguas subterráneas no se ha realizado, al menos a mi conocimiento, antes, ciertamente no a esta escala”, dijo.

“Las aguas subterráneas son un recurso increíblemente importante, pero uno de los desafíos es… porque no podemos verlo, está fuera de la mente de la mayoría de la gente. Nuestro desafío es constantemente llamar la atención de los tomadores de decisiones, que tenemos este recurso que debemos cuidar, y que podemos utilizar para construir resiliencia y adaptarnos al cambio climático”.

Leave a Comment