Arabia Saudita no reconocerá a Israel sin un camino hacia un estado palestino: diplomático

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita dice que el reino no normalizará las relaciones con Israel ni contribuirá a la reconstrucción de Gaza sin un camino creíble hacia un estado palestino.

Los comentarios del príncipe Faisal bin Farhan en una entrevista con CNN emitida el domingo por la noche fueron algunos de los más directos hasta ahora de los funcionarios saudíes. Los coloca en desacuerdo con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien ha rechazado el estado palestino y describió planes para el control militar indefinido sobre Gaza.

La disputa sobre el futuro de Gaza, que llega cuando la guerra todavía sigue sin un final a la vista, enfrenta a Estados Unidos y sus aliados árabes contra Israel y supone un gran obstáculo para cualquier plan de gobernanza o reconstrucción posterior a la guerra en Gaza.

Antes del ataque de Hamas el 7 de octubre que desencadenó la guerra, Estados Unidos había estado tratando de intermediar un acuerdo histórico en el que Arabia Saudita normalizaría las relaciones con Israel a cambio de garantías de seguridad de Estados Unidos, ayuda para establecer un programa nuclear civil en el reino, y progreso hacia la resolución del conflicto israelí-palestino.

En septiembre, Netanyahu había dicho que Israel estaba “al borde” de dicho acuerdo, que, según él, transformaría Oriente Medio.

Durante la entrevista con “Fareed Zakaria GPS” de CNN, el presentador preguntó: “¿Está diciendo inequívocamente que si no hay un camino creíble e irreversible hacia un estado palestino, no habrá normalización de relaciones entre Arabia Saudita e Israel?”

“Esta es la única forma en que vamos a obtener un beneficio”, respondió el príncipe Faisal. “Entonces, sí.”

Antes en la entrevista, cuando se le preguntó si la rica en petróleo Arabia Saudita financiaría la reconstrucción en Gaza, donde la ofensiva aérea y terrestre de Israel ha devastado vastas áreas del empobrecido territorio, el príncipe Faisal dio una respuesta similar.

“Mientras podamos encontrar un camino hacia una solución, una resolución, un camino que signifique que no vamos a estar aquí de nuevo en uno o dos años, entonces podemos hablar de todo”, dijo. “Pero si simplemente estamos volviendo al statu quo antes del 7 de octubre, de una manera que nos prepare para otra ronda de esto, como hemos visto en el pasado, no estamos interesados en esa conversación.”

Los palestinos buscan un estado que incluya Gaza, Cisjordania ocupada por Israel y Jerusalén oriental anexada, territorios capturados por Israel en la guerra de Oriente Medio de 1967. Israel ve todo Jerusalén como su capital y la Cisjordania como el corazón histórico y bíblico del pueblo judío. Ha construido decenas de asentamientos en ambos territorios que albergan a cientos de miles de colonos judíos. La última de varias rondas de negociaciones de paz se rompió hace casi 15 años.

MÁS DE 25.000 MUERTOS EN GAZA
La guerra actual entre Israel y Hamas, la quinta y de lejos la más mortífera, comenzó cuando militantes palestinos rompieron las defensas de Israel y arrasaron varias comunidades cercanas, matando a alrededor de 1.200 personas, en su mayoría civiles, tomando alrededor de 250 personas como rehenes y destrozando el sentido de seguridad de los israelíes.

La ofensiva israelí ha matado al menos a 25.105 palestinos en Gaza y herido a más de 60.000, según el Ministerio de Salud del territorio gobernado por Hamas. El ministerio no distingue entre civiles y combatientes, pero afirma que alrededor de dos tercios de los fallecidos eran mujeres y niños.

El ejército israelí dice que ha matado a alrededor de 9.000 militantes, sin proporcionar pruebas, y culpa al alto número de muertes civiles a Hamas porque posiciona combatientes, túneles y otra infraestructura en zonas residenciales densamente pobladas.

Alrededor del 85% de la población de 2,3 millones de Gaza ha huido de sus hogares, buscando refugio en el sur a medida que Israel sigue atacando todas las partes del enclave sitiado. Los funcionarios de la ONU dicen que uno de cada cuatro habitantes de Gaza se está muriendo de hambre, ya que los combates en curso y las restricciones israelíes obstaculizan la entrega de ayuda humanitaria.

La guerra también ha aumentado las tensiones en la región, con grupos respaldados por Irán en Líbano, Siria, Irak y Yemen atacando a objetivos israelíes y estadounidenses a medida que aumenta el riesgo de un conflicto más amplio.

NETANYAHU BAJO PRESIÓN DE TODOS LOS LADOS
Netanyahu ha prometido continuar la ofensiva hasta lograr la “victoria completa” sobre Hamas y liberar a todos los rehenes restantes después de que más de 100 fueran liberados en un acuerdo de alto el fuego en noviembre a cambio de decenas de palestinos encarcelados por Israel.

Pero los israelíes están cada vez más divididos en cuanto a si eso es posible.

Se cree que Hamas está reteniendo a los rehenes en túneles profundos bajo tierra y usándolos como escudos para sus principales líderes. Israel solo ha rescatado con éxito a un rehén, mientras que Hamas dice que varios han sido asesinados en ataques aéreos israelíes o durante operaciones de rescate fallidas.

Las familias de los rehenes, así como otros manifestantes, han montado un campamento de tiendas afuera de la residencia de Netanyahu en Jerusalén y han prometido permanecer allí hasta que se llegue a un acuerdo con Hamas para traer a los demás rehenes a casa. Otras protestas han pedido nuevas elecciones.

Hamas ha dicho que solo liberará a más cautivos a cambio del fin de la guerra y la liberación de miles de prisioneros palestinos. Netanyahu ha descartado tal acuerdo y dice que la presión militar es clave para asegurar la liberación de más rehenes.

El primer ministro de larga data, cuya popularidad ha caído desde el 7 de octubre, enfrenta presiones de Estados Unidos, el principal aliado de Israel, para cambiar a operaciones militares más precisas, hacer más para facilitar la ayuda humanitaria y abrazar planes postguerra con amplio apoyo en toda la región.

Pero la coalición gobernante de Netanyahu está atada a partidos de extrema derecha que quieren intensificar la ofensiva, fomentar la emigración “voluntaria” de cientos de miles de palestinos de Gaza y restablecer los asentamientos judíos allí.

___
Shurafa informó desde Deir al-Balah, Franja de Gaza.

___

Siga la cobertura de AP de la guerra Israel-Hamas: https://apnews.com/hub/israel-hamas-war

Leave a Comment