Fabricante de autos japonés que falsificó pruebas de seguridad enfrenta larga espera para reabrir fábricas

Un importante fabricante de automóviles japonés que hizo trampa en las pruebas de seguridad durante décadas dijo el lunes que no espera reanudar el envío de automóviles en el corto plazo.

El gobierno japonés ordenó a una subsidiaria de Toyota que detuviera la producción de toda su gama de vehículos después de que surgieran informes de resultados falsificados en las pruebas de seguridad el año pasado.

La compañía Daihatsu Motor Co. se saltó pruebas de seguridad obligatorias al copiar datos de las pruebas en un lado de los autos al otro, y utilizó temporizadores para asegurar que los airbags se activaran en las pruebas, según una revisión.

No se han reportado importantes accidentes relacionados con el engaño, pero la noticia ha suscitado serias preguntas sobre la supervisión en Daihatsu, así como en su empresa matriz Toyota.

Los reguladores japoneses aprobaron cinco modelos de la empresa el viernes después de más pruebas, pero el liderazgo de la empresa dijo que las fábricas seguirán cerradas mientras espera a los proveedores.

“Enfrentamos un camino muy difícil para recuperar la confianza del cliente en términos de seguridad y protección”, dijo el gerente corporativo Keita Ide el lunes, enfatizando que los clientes se sintieron traicionados. Dijo que la empresa está trabajando en un plan para prevenir el engaño en el futuro.

Daihatsu es conocida por los kei cars, o automóviles ligeros, incluido el popular Daihatsu Tanto “kei”, o coche pequeño. También produce el vehículo utilitario deportivo híbrido Toyota Raize, también vendido como Daihatsu Rocky.

Una investigación que incluyó a expertos externos encontró 174 casos de pruebas falsificadas que afectaron a docenas de modelos, incluidos los autos vendidos bajo la marca Toyota Motor Corp. La revisión encontró que el engaño se remontaba a 30 años.

El escándalo comenzó después de que un denunciante saliera a la luz en abril del año pasado. Daihatsu se ha disculpado y ha prometido reformas profundas en su cultura corporativa. El presidente de Daihatsu, Soichiro Okudaira, atribuyó el engaño a la presión sobre los trabajadores para cumplir con plazos ajustados.

Daihatsu dijo que puede haber recall, aunque aún no se han anunciado. Informes de los medios japoneses indican que es probable que los recall asciendan a más de 300,000 vehículos.

El grupo Toyota ha sido sacudido por escándalos similares antes, atrapando al fabricante de camiones Hino y a Toyota Industries Corp., que fabrica motores, maquinaria y vehículos. Esto ha provocado algunas preguntas sobre el liderazgo del presidente Akio Toyoda, ex director ejecutivo y nieto del fundador de Toyota.

“Los estándares de gobernanza en el grupo Toyota están siendo cuestionados”, dijo el periódico Sankei en un editorial de circulación nacional. “Es necesario llegar al fondo de esto, ya que la confianza del consumidor en la marca Toyota en su conjunto está en riesgo.”

Leave a Comment