Fallece Norman Jewison, director de ‘El violinista en el tejado’ a los 97 años

Norman Jewison, el aclamado y versátil director canadiense cuyas películas de Hollywood abarcaron desde comedias con Doris Day y “Moonstruck” hasta dramas sociales como el ganador del Oscar “In the Heat of the Night”, ha fallecido a la edad de 97 años. Jewison, tres veces nominado al Oscar que en 1999 recibió un premio de la Academia por la trayectoria de toda una vida, murió “pacíficamente” el sábado, según el publicista Jeff Sanderson. No se dieron a conocer detalles adicionales de inmediato.

A lo largo de su larga carrera, Jewison combinó el entretenimiento ligero con películas de actualidad que le apelaban a un nivel profundamente personal. Al finalizar su servicio militar en la marina canadiense durante la Segunda Guerra Mundial, Jewison hizo autostop a través del sur de Estados Unidos y tuvo una visión detallada de la segregación de Jim Crow. En su autobiografía “This Terrible Business Has Been Good to Me”, señaló que el racismo y la injusticia se convirtieron en sus temas más comunes.

“Cada vez que una película trata sobre el racismo, muchos estadounidenses se sienten incómodos,” escribió. “Pero es algo que tenemos que afrontar. Tenemos que lidiar con el prejuicio y la injusticia o nunca entenderemos qué es el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto; necesitamos sentir cómo se siente ‘el otro’”.

Se basó en sus experiencias para la película “In the Heat of the Night” de 1967, protagonizada por Rod Steiger como un sheriff racista blanco de un pueblo pequeño y Sidney Poitier como un detective negro de Filadelfia que intenta ayudar a resolver un asesinato y eventualmente forma una relación laboral con el hostil representante de la ley local.

James Baldwin condenó la “terrible distancia de la realidad” de la película, y pensó que el director estaba atrapado en una fantasía de armonía racial que solo aumentaría la “rabia y desesperación” negras. Pero Bosley Crowther de The New York Times fue uno de los críticos que encontraron la película poderosa e inspiradora y en un año que contaba con hitos como “The Graduate” y “Bonnie and Clyde”, la producción de Jewison ganó el Oscar a la mejor película mientras Steiger se llevó el premio al mejor actor. (Jewison perdió el premio al mejor director ante Mike Nichols de “The Graduate”).

Entre aquellos que animaron a Jewison mientras realizaba “In the Heat of the Night”: Robert F. Kennedy, a quien el director conoció durante un viaje de esquí en Sun Valley, Idaho. “Le dije que hacía películas y él me preguntó qué tipo hacía,” recordó en una entrevista de 2011 con The Hollywood Reporter. “Así que le dije que estaba trabajando en ‘In the Heat of the Night’ y que se trataba de dos policías: uno, un sheriff blanco de Misisipi y el otro, un detective negro de Filadelfia. Le dije que era una película sobre la tolerancia. Así que él escuchó, asintió y dijo ‘Sabes, Norman, todo radica en el momento. En la política, en el arte, en la vida misma’. Nunca olvidé eso.”

Recibió otras dos nominaciones al Oscar: por “Moonstruck”, la amada comedia romántica por la que Cher ganó un premio de la Academia, y “Fiddler on the Roof”, el clásico musical sobre un pueblo judío en Rusia que Jewison dijo que se le ofreció bajo la creencia errónea de que era judío. Entre sus otras películas destacadas se encuentran el parodia de la Guerra Fría “The Russians Are Coming, The Russians Are Coming”, el thriller de Steve McQueen “The Thomas Crown Affair” y dos películas protagonizadas por Denzel Washington: el drama racial “A Soldier’s Story” y “The Hurricane”, con Washington interpretando al boxeador Rubín “Hurricane” Carter, encarcelado injustamente.

Un tercer proyecto con Washington nunca llegó a la producción. A principios de la década de 1990, Jewison iba a dirigir una biografía de Malcolm X, pero se retiró ante las protestas de Spike Lee y otros de que un director blanco no debería hacer la película. Lee terminó dirigiendo.

Cinco películas de Jewison recibieron nominaciones al Oscar a la mejor: “In the Heat of the Night”, “The Russians Are Coming, The Russians Are Coming”, “Fiddler On the Roof”, “Moonstruck” y “A Soldier’s Story”. Jewison y su esposa Margaret Ann Dixon (apodada Dixie) tuvieron tres hijos: los hijos Kevin y Michael y la hija Jennifer Ann, que se convirtió en actriz y apareció en las películas de Jewison “Agnes of God” y “Best Friends”. Los Jewisons estuvieron casados durante 51 años, hasta su muerte en 2004. En 2010, se casó con Lynne St. David.

Jewison, honrado por Canadá en 2003 con un Premio al Mérito de las Artes Escénicas del Gobernador General, se mantuvo cerca de su país de origen. Cuando no trabajaba, vivía en una finca de 200 acres cerca de Toronto, donde criaba caballos y ganado y producía jarabe de arce. Fundó el Centro de Cine de Canadá en 1988 y durante años organizó barbacoas durante el Festival de Cine de Toronto. Nacido en Toronto, Jewison comenzó a actuar a los 6 años, apareciendo ante reuniones de logias masónicas.

Tras graduarse del Victoria College, trabajó para la BBC en Londres, luego regresó a Canadá y dirigió programas para la CBC. Su trabajo allí le trajo ofertas de Hollywood y rápidamente se ganó una reputación como director de musicales de televisión, con estrellas como Judy Garland, Danny Kaye y Harry Belafonte. Jewison pasó a las películas en 1963 con la comedia “40 Pounds of Trouble”, protagonizada por Tony Curtis y Suzanne Pleshette.

El toque ligero del director llevó a Universal a asignarle una serie de comedias, incluyendo “The Thrill of It All”, que emparejó a Day con James Garner, y “Send Me No Flowers”, protagonizada por Day y Rock Hudson. Cansado de esos guiones, Jewison utilizó un vacío en su contrato para cambiar a la MGM para “The Cincinnati Kid” de 1965, un drama del mundo del juego protagonizado por McQueen y Edward G. Robinson. Le siguió “The Russians Are Coming, The Russians Are Coming”, protagonizada por Carl Reiner y Eva Marie Saint y fue la película de consagración de Alan Arkin.

Otras películas incluyen “F.I.S.T.”, un fracaso con Sylvester Stallone como un líder sindical al estilo de Jimmy Hoffa; “…Y justicia para todos” (1979), con Al Pacino luchando contra un sistema judicial corrupto; y “In Country”, con Bruce Willis como un veterano de la Guerra de Vietnam. Su trabajo más reciente, el thriller de 2003 “The Statement”, protagonizado por Michael Caine y Tilda Swinton, fue un fracaso en la taquilla.

“Nunca llegué a ser tanto parte del establecimiento como quería ser”, le dijo a The Hollywood Reporter en 2011. “Quería ser aceptado. Quería que la gente dijera ‘esa fue una gran película’. Quiero decir, tengo un gran ego como cualquier otra persona. No soy un violeta que se encoge. Pero nunca me sentí totalmente aceptado, pero tal vez eso es bueno”.

El difunto escritor de entretenimiento de AP Bob Thomas contribuyó a este reportaje.

Leave a Comment