Filmación en primera persona: técnica de la narrativa visual.

En 1947, el director Robert Montgomery intentó algo radical. Al adaptar “La dama del lago” de Raymond Chandler, el director intentó reflejar el estilo narrativo en primera persona del libro con su cámara. El espectador vería la película exclusivamente a través de los ojos del detective Philip Marlowe, sin ver nunca al detective (interpretado por el propio Montgomery) excepto en tomas donde ve su reflejo en el espejo. Tanto la película lanzada por MGM como el experimento formal fracasaron. La creación pura en primera persona tuvo el efecto contrario al que se pretendía, el experimento formal solo distanció al espectador.

Casi 80 años después, la sabiduría convencional del cine sigue siendo que para emplear efectivamente tomas de punto de vista, estas deben ir acompañadas de tomas del personaje, para presentar lo que el público está viendo y atraerlo a la historia.

Con los auriculares de realidad virtual, ha habido un nuevo intento de contar historias visuales puramente en primera persona. Los usuarios se colocan el auricular de realidad virtual y entran en un espacio virtual de 360 grados asumiendo el punto de vista de la cámara. Si bien un puñado de directores de cine de renombre probaron esta nueva tecnología en los primeros días de la realidad virtual, Steven Soderbergh se ha mostrado escéptico sobre que esto sea el futuro del cine narrativo.

Soderbergh argumenta que la falta de puntos de vista y el ángulo inverso en un personaje que está experimentando esto es enormemente limitante. Sin embargo, de manera irónica, en el Festival de Cine de Sundance de 2024, Soderbergh presentó una nueva película llamada “Presencia” que desafió décadas de convenciones cinematográficas.

“Presencia” es una película de 85 minutos que se desarrolla íntegramente desde el punto de vista de un fantasma que observa a una familia disfuncional de cuatro personas mudarse a una gran casa suburbana y, con el tiempo, es testigo de sus momentos más íntimos y perturbadores. Aunque la película no se desarrolla en tiempo real, cada escena está capturada en un solo plano ininterrumpido desde la perspectiva del fantasma. De manera sorprendente, el experimento de Soderbergh funciona narrativamente, llevando a los espectadores a involucrarse emocionalmente en el drama y en el misterio que rodea al fantasma.

También contribuye al éxito de este experimento formal veteranos guionistas como David Koepp, quien, como compañero creativo de Soderbergh, ayudó a resolver problemas narrativos para sortear las limitaciones que el director se impuso a sí mismo.

En un momento en el que las audiencias más jóvenes consumen cada vez menos películas y televisión convencionales y pasan más tiempo jugando a videojuegos en primera persona y viendo vídeos grabados desde teléfonos móviles, será interesante ver si el avance de “Presencia” conducirá a más experimentación en la narración visual en primera persona. Para Soderbergh, este es solo uno más de sus experimentos formales fascinantes, y debería ser aplaudido por su disposición a fracasar, así como por su frecuente éxito. Para ciertos sectores de la industria, “Presencia” es más que material para la discusión entre cinéfilos.

Leave a Comment