Madre del tirador de la escuela en Michigan enfrentará juicio por homicidio culposo en la muerte de 4 estudiantes

Según los fiscales, Jennifer y James Crumbley no están acusados de saber que su hijo planeaba matar a sus compañeros de clase en la escuela secundaria de Oxford en 2021. Sin embargo, hicieron que una pistola estuviera disponible para Ethan Crumbley, ignoraron sus necesidades de salud mental y se negaron a llevarlo a casa cuando se enfrentaron a sus dibujos violentos en la escuela el día del ataque.

La selección del jurado comienza el martes en el juicio de Jennifer Crumbley en la corte del condado de Oakland, a 40 millas (65 kilómetros) al norte de Detroit. James Crumbley enfrentará un juicio separado en marzo. En diciembre, Ethan fue condenado a cadena perpetua después de declararse culpable de asesinato, terrorismo y otros delitos.

Es un caso notable: los Crumbleys son los primeros padres en ser acusados en un tiroteo masivo en una escuela de Estados Unidos. En un reciente caso, la madre de un niño de 6 años en Virginia que hirió a su maestro con un arma de fuego fue condenada a dos años de prisión por negligencia infantil.

“Creo que los fiscales se sienten presionados cuando ocurren estos delitos relacionados con armas”, dijo Eve Brensike Primus, quien enseña procedimientos penales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan. “La gente está indignada y busca que alguien asuma la responsabilidad”.

James Crumbley, de 47 años, compró un arma con Ethan a su lado cuatro días antes del tiroteo. El adolescente lo llamaba “mi nueva belleza”. Jennifer Crumbley, de 45 años, lo llevó a un campo de tiro y describió la salida en Instagram como un “día de madre e hijo”.

Un día antes del tiroteo, la escuela informó a Jennifer Crumbley que Ethan, que tenía 15 años, estaba viendo municiones en su teléfono. “No estoy enojada”, le envió un mensaje de texto. “Tienes que aprender a no ser atrapado”.

Los abogados defensores insisten en que la tragedia no era previsible para los padres. Comparan los cargos con tratar de poner un “palo cuadrado en un agujero redondo”.

En su sentencia, Ethan, de 17 años, le dijo a un juez que era una “persona realmente mala” que no podía detenerse.

Ethan dijo de sus padres: “Ellos no sabían y yo no les dije lo que planeaba hacer, así que no tienen la culpa”.

La noche antes del tiroteo, los Crumbley fueron convocados a la escuela secundaria de Oxford. Ethan había dibujado imágenes violentas en una tarea de matemáticas con el mensaje: “Los pensamientos no se detendrán. Ayúdenme”.

A la tarde siguiente, el 30 de noviembre de 2021, el tirador se rindió a la policía después de matar a cuatro estudiantes y herir a siete personas. Los padres fueron acusados ​​pocos días después, pero no fueron fáciles de encontrar. La policía dijo que estaban escondidos en un edificio en Detroit.

Los Crumbley han estado en la cárcel durante más de dos años esperando el juicio, sin poder pagar una fianza de $500,000. La negligencia involuntaria en Michigan conlleva una condena máxima de 15 años de prisión.

Esperemos a ver cómo este caso impactará la justicia cuando concluya el juicio.

Leave a Comment