Netanyahu rechaza condiciones de Hamas para liberar rehenes

El primer ministro israelí rechazó las condiciones de Hamas para poner fin a la guerra en Gaza y liberar rehenes. A pesar de la creciente presión pública para traer a los cautivos a casa, Netanyahu dijo que Hamas demandaba el fin de la guerra, la liberación de prisioneros palestinos y la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza.

Netanyahu rechazó estas condiciones porque van en contra de la seguridad de Israel. Afirmó que si Israel cede a estas demandas, pondría en peligro a sus ciudadanos y socavaría el sacrificio de los soldados. El primer ministro también señaló que, a pesar de sus esfuerzos para lograr el regreso de los rehenes, Hamas no ha presentado una propuesta real para avanzar en su liberación.

El rechazo de Netanyahu a las condiciones de Hamas viene después de que un informe del Wall Street Journal afirmara que Estados Unidos, Egipto y Catar querían que Israel se uniera a una nueva etapa de negociaciones con Hamas, que comenzaría con la liberación de los rehenes.

Hay divisiones en el gabinete de guerra de Israel sobre si se debe priorizar el regreso de los rehenes sobre la derrota de Hamas. Esto ha llevado a miles de protestas en Tel Aviv contra el manejo de la guerra por parte de Netanyahu.

El ministro del gabinete de guerra, Gadi Eisenkot, incluso sugirió que el objetivo principal de vencer a Hamas es irrealista y pidió elecciones dentro de unos meses. También criticó al gobierno por no haber logrado asegurar la liberación de los rehenes, que, según él, debería ser su máxima prioridad.

En medio de estas tensiones, la presión sobre Netanyahu para asegurar la liberación de los cautivos en Gaza aumenta. En protestas recientes, incluso algunas de las familias de los rehenes forzaron su entrada a una reunión del comité de finanzas del parlamento israelí, con carteles que exigían acciones inmediatas.

Sin embargo, la posición de Netanyahu sobre una posible solución de dos estados ha generado crtíticas tanto en su propio país como en el ámbito internacional. Después de una reunión con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, Netanyahu reiteró su firme rechazo a la soberanía palestina sobre los territorios ocupados. Este rechazo lo pone en desacuerdo con su principal aliado e influyentes figuras políticas europeas.

Por otro lado, el gobierno israelí ha estado presionando a Israel para que reconozca la necesidad de que los palestinos establezcan un estado independiente en las áreas que capturó en la guerra de 1967.

El conflicto israelí-palestino es una cuestión compleja que sigue generando tensiones y críticas tanto dentro de Israel como en la comunidad internacional. Se espera que Netanyahu continúe enfrentando presiones para poner fin a la guerra en Gaza y asegurar la liberación de los rehenes. Sin duda, este difícil proceso requerirá decisiones difíciles y una cooperación entre todas las partes involucradas.

Leave a Comment