Una caminata sale mal en un drama impactante de iniciación.

“Good One” de India Donaldson es una historia de crecimiento que se aleja de los clichés del género y presenta una narrativa meticulosa y sutil. La película comienza con la historia de un viaje de campamento en el norte del estado de Nueva York, donde se suponía que cuatro personas participarían, pero uno de los adolescentes se retira para evitar pasar un fin de semana acampando antes de entrar a la universidad.

El trío restante incluye a Chris, un divorciado ansioso interpretado brillantemente por James Le Gros, su mejor amigo Matt, y su hija Sam. Sam, una hija de 17 años excepcionalmente interpretada por la recién llegada Lily Collias, acompaña al grupo para tratar de mantener la paz familiar a pesar de las tensiones entre su padre y su amigo.

La película tarda en revelar su verdadero propósito, pero cuando lo hace, la historia da un giro inesperado y tenso. La química entre los personajes es palpable y su relación se desarrolla a través de una serie de microagresiones que reflejan las tensiones no resueltas entre ellos. Donaldson logra capturar de manera magistral la dinámica de una familia disfuncional manteniendo una tensión sutil pero palpable que mantendrá al espectador intrigado a lo largo de la película.

La interpretación de Lily Collias es impresionante, aportando un grado de realismo y autenticidad a su personaje que eleva la película a un nivel superior. Su personaje, Sam, se encuentra en una encrucijada, tratando de equilibrar las expectativas de sus padres con sus propias necesidades y deseos. La película explora de manera conmovedora el proceso de maduración de Sam a medida que comienza a establecer sus propias reglas y descubre su propia fuerza interior.

La cinematografía de Wilson Cameron y la música de Celia Hollander contribuyen a crear una atmósfera serena pero tensa, que subraya la creciente sensación de inminente tragedia. La película es un retrato desgarrador de la forma en que las familias se distancian y la comunicación se petrifica, especialmente cuando mantenerla abierta se convierte en un acto doloroso.

El giro central de la trama, aunque impactante, puede parecer un poco forzado, pero no impide que la película logre un final sutil pero profundamente conmovedor. En última instancia, “Good One” es una película que captura de manera brillante el proceso de maduración y las complejas dinámicas familiares, ofreciendo una experiencia cinematográfica que resonará con el público mucho después de que la película termine.

“Good One” es un descubrimiento notable del Festival de Cine de Sundance y actualmente está buscando distribución en los Estados Unidos.

Leave a Comment